lunes, 24 de mayo de 2010

Vegetaciones, magia y señores con barba

No recuerdo muchas cosas cuando era muy pequeño pero esto lo tengo muy marcado. No se cuantos años tendría. Unos cinco o seis. Me operaron de vegetaciones. Unas carnes falsas que que salen entre la garganta y la nariz. La operación no tiene ningún misterio. Hoy en día la operación no tiene nada que ver con lo que era antes, pero lo que me hicieron a mi no tiene nombre. Fui al hospital medio engañado. Como van todos los críos cuando sus padres les llevan al médico. Estaba en la sala de espera. Ya se que era muy pequeño pero lo recuerdo perfectamente. Me llegó el turno. Me hicieron pasar a una sala con una sabana que yo llevaba en la mano. Esto de llevar la sabana en la mano me pareció raro pero bueno ahí estaba yo con mi sabana pasando a una sala donde había varias personas. Una de ellas, un señor con barba y mascarilla (me resulto raro también) estaba sentado en una silla y me dijo que le diera la sábana. El hombre de la barba y la mascarilla se puso la sábana encima y me dijo que me sentara sobre sus rodillas. La cosa se ponía muy pero que muy rara. Me senté encima de el señor. Lo que pasó después pasó muy rápido, pero lo tengo marcado en mis retinas. El señor con barba me agarro con fuerza los brazos y otro señor me metió una especie de pinzas por la boca y en un abrir y cerrar de ojos me corto algo dentro de la boca. Me pusieron una bandeja metálica delante y salieron dos pedacitios de carne roja procedentes de mi garganta. La verdad es que no recuerdo si eran uno o dos pedacitos. Creo que eran dos pero lo que si recuerdo es la sangre en la bandeja. Entonces entendí lo de la sabana y en señor sentado en la silla. Para no ponerlo todo perdido. Todo pasó muy deprisa. Salí de la sala y alli estaban mis padres.
Creo que la idea de la operación era irme a a casa el mismo día, pero creo que algo salio mal y pillé alguna infección que me hizo quedarme un par de días en el hospital comiendo helados. Bueno en realidad era como si comiera helados de cristales porque la garganta molestaba bastante. Me regalaron un juego de magia. Magia Borras para los nostálgicos. Tengo gratos recuerdos de aquel juego de magia, no así del señor con barba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada